La duda

La duda te hiere, la duda te quiebra, entristece el alma y quema la tierra.

La duda no puede acertar segura y nunca descansa, porque sólo es duda…

Con palo de haya y pico minero la duda no duda en horadar primero

y toda esa duda que te reconcome, es porque la duda, así lo dispone.

La duda se peina sin dar el remate, ¡la duda es la reina de los   disparates!

Es musa que inspira, historias tan ciertas, como reflejos de sombras chinescas.

Más todas las penas que nos origina, esta incertidumbre tan gris y dañina; son parte de la realidad cruda, pues la vida en sí, también es duda…

Informa: Jesús González Munilla

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *